SEO Semántico

Glosario de Marketing - SEO Semántico
Facebook
Twitter
LinkedIn

El SEO Semántico es una de las tendencias más importantes del marketing digital en los últimos años. Se trata de una forma de optimizar tu web para que los motores de búsqueda entiendan mejor el significado y la intención de tu contenido, y así puedan ofrecer resultados más relevantes y personalizados a los usuarios.

Pero, ¿qué es exactamente el SEO Semántico y cómo puedes aplicarlo en tu web? En este artículo te voy a explicar todo lo que necesitas saber sobre este tema, desde los conceptos básicos hasta las técnicas más avanzadas. Además, te voy a compartir algunos ejemplos y consejos prácticos que he aprendido de mi propia experiencia como consultor de SEO.

¿Qué es el SEO Semántico?

El SEO Semántico es una disciplina que se basa en el análisis y la comprensión del lenguaje natural, es decir, la forma en que las personas se comunican y expresan sus necesidades, deseos y preferencias. El objetivo del SEO Semántico es adaptar el contenido de tu web al lenguaje natural de tus potenciales clientes, para que puedas satisfacer sus intenciones de búsqueda y ofrecerles una mejor experiencia de usuario.

El SEO Semántico no es algo nuevo, sino que se ha ido desarrollando a lo largo de los años como respuesta a los cambios y las mejoras que han ido introduciendo los motores de búsqueda, especialmente Google. Algunos de los hitos más importantes que han marcado la evolución del SEO Semántico son los siguientes:

  • Google Panda (2011): Fue una actualización del algoritmo de Google que penalizó a las webs con contenido de baja calidad, duplicado o irrelevante, y premió a las webs con contenido original, útil y de valor para los usuarios.
  • Google Penguin (2012): Fue otra actualización del algoritmo de Google que castigó a las webs que hacían uso de técnicas de SEO poco éticas o spam, como el uso excesivo de palabras clave, el intercambio de enlaces o el contenido oculto, y favoreció a las webs que seguían las buenas prácticas de SEO y generaban enlaces de forma natural y orgánica.
  • Google Hummingbird (2013): Fue una renovación completa del algoritmo de Google que introdujo el concepto de búsqueda semántica, es decir, la capacidad de entender el significado y el contexto de las consultas de los usuarios, y no solo las palabras clave. Esto permitió a Google ofrecer resultados más precisos y acordes a las intenciones de búsqueda de los usuarios, especialmente en las consultas complejas, largas o conversacionales.
  • Google RankBrain (2015): Fue una de las partes más importantes del algoritmo de Google, basada en la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Su función era analizar e interpretar las consultas de los usuarios, especialmente las que nunca se habían hecho antes, y aprender de ellas para mejorar los resultados de búsqueda. RankBrain también era capaz de medir la satisfacción de los usuarios con los resultados de búsqueda, teniendo en cuenta factores como el tiempo de permanencia, el porcentaje de rebote o el número de clics.
  • Google BERT (2019): Fue una de las actualizaciones más importantes y revolucionarias del algoritmo de Google, basada en un modelo de procesamiento del lenguaje natural que utiliza redes neuronales profundas. Su objetivo era mejorar la comprensión del lenguaje natural de Google, especialmente en las consultas que usan preposiciones, conjunciones o pronombres, que pueden cambiar el sentido de una frase. BERT también permitió a Google entender mejor el contexto y la relación entre las diferentes partes de una consulta, y ofrecer resultados más relevantes y personalizados a los usuarios.
  • Google Core Update (2020): Fue una serie de actualizaciones generales del algoritmo de Google que se realizaron en enero, mayo y diciembre de 2020, y que afectaron a diversos aspectos del posicionamiento web, como la calidad, la relevancia, la autoridad y la experiencia de usuario. Estas actualizaciones no se enfocaron en ningún factor específico, sino que se basaron en una evaluación global de cada web, teniendo en cuenta cientos de señales y criterios.
  • Google Page Experience (2021): Fue una actualización del algoritmo de Google que se lanzó en junio de 2021, y que se centró en mejorar la experiencia de usuario en las páginas web, teniendo en cuenta factores como la velocidad de carga, la interactividad, la estabilidad visual, la navegación segura, el uso de HTTPS y la compatibilidad con dispositivos móviles. Estos factores se conocen como Core Web Vitals, y son parte de las métricas que Google usa para medir la satisfacción de los usuarios con los resultados de búsqueda.
  • Google MUM (2021): Fue una de las actualizaciones más recientes y prometedoras del algoritmo de Google, anunciada en mayo de 2021, y que se basa en un modelo de inteligencia artificial que utiliza redes neuronales multicapa. Su objetivo es mejorar la comprensión del lenguaje natural de Google, especialmente en las consultas complejas, multidimensionales o multilingües, que requieren de múltiples fuentes, formatos o idiomas para ser respondidas. MUM es una evolución de BERT, y según Google, es 1.000 veces más potente.

Como puedes ver, el SEO Semántico es el resultado de la evolución y la adaptación del SEO a las necesidades y las expectativas de los usuarios y de los motores de búsqueda. Por eso, si quieres mejorar el posicionamiento de tu web, no puedes ignorar el SEO Semántico, sino que tienes que integrarlo en tu estrategia de marketing digital.

¿Cómo aplicar el SEO Semántico en tu web?

Ahora que ya sabes qué es el SEO Semántico y por qué es importante, te estarás preguntando cómo puedes aplicarlo en tu web. Pues bien, no hay una fórmula mágica ni una receta única para hacer SEO Semántico, sino que depende de cada caso y de cada web. Sin embargo, hay algunos pasos y algunas técnicas que te pueden ayudar a optimizar tu web para el SEO Semántico. Estos son algunos de ellos:

1. Haz un estudio de palabras clave semánticas

Las palabras clave son la base del SEO, pero no todas las palabras clave son iguales. Para hacer SEO Semántico, tienes que ir más allá de las palabras clave tradicionales, que se basan en el volumen de búsqueda y la competencia, y buscar palabras clave semánticas, que se basan en el significado y la intención de búsqueda.

Las palabras clave semánticas son aquellas que responden a las necesidades, los problemas, las dudas o los deseos de tus potenciales clientes, y que se relacionan con el tema principal de tu web. Para encontrar estas palabras clave, tienes que ponerte en el lugar de tus usuarios y pensar cómo buscarían tu producto o servicio en Google.

Para hacer un estudio de palabras clave semánticas, puedes usar herramientas como Google Keyword Planner, Google Trends, Answer The Public, Ubersuggest o Semrush, entre otras. Estas herramientas te permiten obtener ideas de palabras clave relacionadas con tu tema, analizar el volumen de búsqueda, la dificultad y la tendencia de cada palabra clave, y ver las preguntas más frecuentes que hacen los usuarios sobre tu tema.

Además, también puedes usar el propio Google para encontrar palabras clave semánticas, usando las siguientes funciones:

  • Búsquedas relacionadas: Son las sugerencias que aparecen al final de la página de resultados de Google, y que te muestran otras consultas que los usuarios han hecho sobre tu tema.
  • Búsquedas sugeridas: Son las sugerencias que aparecen en el cuadro de búsqueda de Google, y que te muestran otras formas de completar tu consulta, añadiendo palabras o modificando el orden.
  • People also ask: Es una sección que aparece en la página de resultados de Google, y que te muestra las preguntas más frecuentes que los usuarios hacen sobre tu tema, y las respuestas que Google ofrece a esas preguntas.
  • Featured snippets: Son fragmentos destacados que aparecen en la parte superior de la página de resultados de Google, y que te muestran la respuesta directa a una consulta, extraída de una web relevante. Los featured snippets pueden tener diferentes formatos, como párrafos, listas, tablas o gráficos.

Una vez que hayas encontrado las palabras clave semánticas que se relacionan con tu tema, tienes que clasificarlas según su intención de búsqueda, es decir, el objetivo o la acción que el usuario quiere realizar al hacer la consulta. Las intenciones de búsqueda se pueden dividir en cuatro tipos principales:

  • Informativa: El usuario quiere obtener información sobre un tema, un producto, un servicio o una marca. Por ejemplo, “qué es el SEO Semántico”, “cómo hacer SEO Semántico” o “mejores herramientas de SEO Semántico”.
  • Navegacional: El usuario quiere acceder a una web específica o a una sección de una web. Por ejemplo, “Bing”, “Bing blog” o “Bing contacto”.
  • Transaccional: El usuario quiere realizar una acción o una compra en una web. Por ejemplo, “comprar curso de SEO Semántico”, “descargar ebook de SEO Semántico” o “contratar consultor de SEO Semántico”.
  • Investigativa: El usuario quiere comparar diferentes opciones o alternativas antes de tomar una decisión. Por ejemplo, “curso de SEO Semántico vs curso de SEO tradicional”, “opiniones sobre ebook de SEO Semántico” o “precios de consultor de SEO Semántico”.

La clasificación de las palabras clave según su intención de búsqueda te ayudará a crear el contenido adecuado para cada una de ellas, y a ofrecer a los usuarios lo que están buscando.

2. Crea contenido de calidad y relevante

El contenido es el rey del SEO, pero no cualquier contenido vale. Para hacer SEO Semántico, tienes que crear contenido de calidad y relevante, que aporte valor a los usuarios y que responda a sus intenciones de búsqueda.

El contenido de calidad y relevante es aquel que cumple con las siguientes características:

Original: No copies ni dupliques el contenido de otras webs, sino que crea tu propio contenido, con tu propio estilo, tu propia voz y tu propio valor añadido. El contenido original te ayudará a diferenciarte de la competencia, a generar confianza y credibilidad, y a evitar las penalizaciones de Google por contenido duplicado.

  • Útil: No escribas por escribir, sino que ofrece información útil, práctica y aplicable a los usuarios, que les ayude a resolver sus problemas, a aprender algo nuevo, a tomar una decisión o a mejorar su situación. El contenido útil te ayudará a captar la atención y el interés de los usuarios, a generar engagement y fidelidad, y a convertirlos en clientes.
  • Relevante: No escribas sobre cualquier tema, sino que enfoca tu contenido al tema principal de tu web, y a las palabras clave semánticas que has identificado previamente. El contenido relevante te ayudará a mejorar el posicionamiento de tu web, a atraer tráfico cualificado, y a satisfacer las intenciones de búsqueda de los usuarios.
  • Actualizado: No escribas contenido obsoleto, sino que mantén tu contenido al día, incorporando las últimas novedades, tendencias y datos sobre tu tema. El contenido actualizado te ayudará a ofrecer información veraz y precisa, a generar confianza y autoridad, y a evitar que los usuarios se vayan a otras webs más recientes.
  • Atractivo: No escribas contenido aburrido, sino que haz que tu contenido sea atractivo, usando un lenguaje claro, sencillo y cercano, que conecte con los usuarios y que les invite a seguir leyendo. El contenido atractivo te ayudará a mejorar la experiencia de usuario, a reducir la tasa de rebote, y a aumentar el tiempo de permanencia.
  • Optimizado: No escribas contenido sin tener en cuenta el SEO, sino que optimiza tu contenido para los motores de búsqueda, usando las palabras clave semánticas de forma natural y estratégica, y siguiendo las buenas prácticas de SEO on-page. El contenido optimizado te ayudará a mejorar el posicionamiento de tu web, a aumentar la visibilidad y el tráfico, y a conseguir más clics y conversiones.

3. Estructura tu contenido de forma lógica y jerárquica

El contenido no solo tiene que ser de calidad y relevante, sino que también tiene que estar bien estructurado, de forma que sea fácil de leer, de entender y de navegar, tanto para los usuarios como para los motores de búsqueda.

Para estructurar tu contenido de forma lógica y jerárquica, tienes que seguir estos pasos:

  • Usa encabezados: Los encabezados son los títulos y subtítulos que dividen tu contenido en secciones y subsecciones, y que indican el tema y el orden de cada una de ellas. Los encabezados te ayudan a organizar tu contenido, a facilitar la lectura y el escaneo, y a destacar las ideas principales. Los encabezados se clasifican en diferentes niveles, desde el h1, que es el título principal de tu página, hasta el h6, que es el nivel más bajo. Para usar los encabezados, tienes que seguir estas reglas:
    • Usa solo un h1 por página, y que coincida con el título de tu página y con la palabra clave principal de tu contenido.
    • Usa los demás niveles de encabezados (h2, h3, h4, h5, h6) de forma coherente y jerárquica, siguiendo el orden de importancia y de profundidad de tu contenido.
    • Incluye las palabras clave semánticas en los encabezados, de forma natural y relevante, y sin abusar de ellas.
    • Haz que los encabezados sean claros, concisos y atractivos, para que los usuarios sepan de qué va cada sección y quieran seguir leyendo.
  • Usa listas: Las listas son elementos que te permiten presentar varios elementos o puntos de forma ordenada o desordenada, usando números o viñetas. Las listas te ayudan a simplificar tu contenido, a resumir las ideas principales, y a facilitar la lectura y la comprensión. Para usar las listas, tienes que seguir estas reglas:
    • Usa las listas cuando tengas que enumerar varios elementos o puntos, que sean similares o que estén relacionados entre sí.
    • Usa las listas ordenadas cuando los elementos o puntos tengan un orden lógico o cronológico, y las listas desordenadas cuando el orden no sea relevante.
    • Haz que los elementos o puntos de las listas sean breves, claros y coherentes, y que empiecen con la misma parte del discurso (sustantivo, verbo, adjetivo, etc.).
    • No abuses de las listas, y alterna su uso con otros elementos, como párrafos, imágenes o gráficos.
  • Usa imágenes: Las imágenes son elementos visuales que te permiten ilustrar, complementar o reforzar tu contenido, usando fotografías, ilustraciones, gráficos, diagramas o infografías. Las imágenes te ayudan a captar la atención y el interés de los usuarios, a transmitir emociones y sensaciones, y a mejorar la experiencia de usuario. Para usar las imágenes, tienes que seguir estas reglas:
    • Usa imágenes de calidad, que sean originales, que tengan una buena resolución, y que se adapten al diseño y al tamaño de tu web.
    • Usa imágenes relevantes, que estén relacionadas con el tema y el propósito de tu contenido, y que aporten valor e información a los usuarios.
    • Optimiza las imágenes para el SEO, reduciendo su peso, usando formatos adecuados, y añadiendo atributos alt y title con las palabras clave semánticas.
    • No abuses de las imágenes, y equilibra su uso con el texto, para que no distraigan ni ralenticen la carga de tu web.

4. Usa el marcado semántico para enriquecer tu contenido

El marcado semántico es una forma de añadir información adicional a tu contenido, usando etiquetas HTML que indican el significado y la función de cada elemento de tu web, y que ayudan a los motores de búsqueda a entender mejor tu contenido y a mostrarlo de forma más atractiva y destacada en los resultados de búsqueda.

El marcado semántico se puede dividir en dos tipos principales:

  • Marcado HTML5: Es el estándar más reciente de HTML, que incorpora nuevas etiquetas que definen la estructura y el contenido de una web, como header, footer, nav, article, section, aside, figure, etc. Estas etiquetas te ayudan a organizar tu web, a mejorar la accesibilidad y la usabilidad, y a facilitar el rastreo e indexación de tu web por parte de los motores de búsqueda.
  • Marcado Schema: Es un vocabulario común que te permite añadir datos estructurados a tu web, usando microdatos, RDFa o JSON-LD, que describen el tipo, las propiedades y las relaciones de cada elemento de tu web, como productos, servicios, personas, organizaciones, eventos, opiniones, etc. Estos datos estructurados te ayudan a mejorar la comprensión y la relevancia de tu web, a generar fragmentos enriquecidos o rich snippets, y a aumentar la visibilidad y el tráfico de tu web.

Para usar el marcado semántico, tienes que seguir estos pasos:

  • Identifica el tipo de contenido que quieres marcar: Dependiendo del tema y el propósito de tu web, puedes usar diferentes tipos de contenido para marcar, como artículos, recetas, cursos, libros, películas, etc. Puedes consultar la lista completa de tipos de contenido en la web de Schema.org.
  • Selecciona el método de marcado que quieres usar: Dependiendo de tus preferencias y de las características de tu web, puedes usar diferentes métodos de marcado, como microdatos, RDFa o JSON-LD. Puedes consultar las ventajas y desventajas de cada método en la web de Google Developers.
  • Añade el código de marcado a tu web: Dependiendo del método de marcado que hayas elegido, tienes que añadir el código de marcado a tu web, usando las etiquetas, los atributos y los valores correspondientes. Puedes consultar los ejemplos y las guías de cada tipo de contenido y de cada método de marcado en la web de Schema.org y en la web de Google Developers.
  • Comprueba el funcionamiento de tu marcado: Una vez que hayas añadido el código de marcado a tu web, tienes que comprobar que funciona correctamente, y que no hay errores ni advertencias. Para ello, puedes usar herramientas como el Asistente de marcado de datos estructurados, el Probador de datos estructurados o el Informe de mejora de búsqueda de Google Search Console.

Conclusión

El SEO Semántico es una forma de optimizar tu web para que los motores de búsqueda a entender mejor el significado y la intención de tu contenido, y así puedan ofrecerte resultados más relevantes y personalizados a los usuarios.

En este artículo te he explicado qué es el SEO Semántico, cómo ha evolucionado a lo largo de los años, y cómo puedes aplicarlo en tu web, siguiendo estos cuatro pasos:

  • Haz un estudio de palabras clave semánticas, que se basen en el significado y la intención de búsqueda de tus potenciales clientes.
  • Crea contenido de calidad y relevante, que aporte valor a los usuarios y que responda a sus intenciones de búsqueda.
  • Estructura tu contenido de forma lógica y jerárquica, usando encabezados, listas e imágenes, que faciliten la lectura, la comprensión y la navegación de tu contenido.
  • Usa el marcado semántico para enriquecer tu contenido, usando etiquetas HTML5 y datos estructurados, que ayuden a los motores de búsqueda a entender mejor tu contenido y a mostrarlo de forma más atractiva y destacada en los resultados de búsqueda.

Espero que este artículo te haya sido útil y que te haya animado a implementar el SEO Semántico en tu web. Si lo haces, verás cómo mejora el posicionamiento, la visibilidad y el tráfico de tu web, y cómo aumenta la satisfacción y la conversión de tus usuarios.

Si tienes alguna duda, pregunta o sugerencia sobre el SEO Semántico, no dudes en dejarme un comentario. Estaré encantado de leerte y de ayudarte.

 

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Síguenos en redes

Suscríbete al boletín si quieres recibir a tu buzón nuestras noticias.

No spam, notifications only about new products, updates.

Términos de Marketing Digital

Inbound MarketingSEMKPI (Key Performance Indicators)Accesibilidad webClippingSEO Off-PageSEO SemánticoDiseño Responsive o AdaptativoClickbaitMarketing B2B (Business to Business)

No dude en contactar con nosotros para más información.